jueves, 20 de diciembre de 2012

Me pasó ayer.


Hoy iba a hablar por fin de los bancos, del Saref ese concrétamente, pero ayer me paso algo que no puedo dejar de comentar. Así que el banco malo tendrá que esperar a mañana.

Vivo en una casa de dos plantas con un patio interior, el patio tiene unos muros de unos tres metros. Pues ayer cuando llegue de trabajar me encontré un perro en mi patio. ¿De donde salio? Ni idea, pero ahí estaba. El pobre estaba muy sucio, delgado y asustado, como si estuviera abandonado.

Mi primer impulso fue quedárnoslo, pero después de analizarlo comprendimos que era totalmente imposible. Por dos motivos principalmente, el primero es que tengo un loro que anda suelto por la casa y el segundo es que mi mujer tuvo alergia al pelo de animal, ahora ya no tiene, pero al parecer esas cosas funcionan por saturación.

Bien, una vez descartada la opción de la adopción nos pusimos a plantearnos otras soluciones. La primera y mas lógica fue la de llamar a la policía municipal, eso hicimos. Me cogió el teléfono un agente muy amable que me dijo que si el perro no era violento o no estaba involucrado en un accidente de trafico ellos no intervenían. Me dijeron también que ellos tenían concertada una perrera privada para que retirasen a los cánidos de la vía publica, pero que ese perro no estaba en la vía publica y que por lo tanto no entraba en el concierto, pero que yo podía llamar a la perrera, pagando claro esta el servicio. Después de mucho dialogar, al menos conseguí de su parte el compromiso de que se pasaría por mi casa una pareja para ver si el perro tenía chip y por lo tanto dueño. Con ese misero compromiso colgué el teléfono, teléfono que sonó cinco minutos después. Era la policía municipal, que tenían rota la maquina lectora de chips y que por lo tanto no iban a pasar por casa. Ante mi insistencia por obtener una solución, el policía me dio una; echar a la calle al perro.

Ante la inutilidad de la actuación del estado, mi siguiente idea fue llamar a un refugio de animales y eso hice. Hay cinco protectoras en Sevilla y llame a las cinco (me costo cuatro horas conseguir contactar con todas). Todas estaban saturadas y de ningún modo cogerían al perro, la crisis ha pegado duro también al mundo de las mascotas y nunca se habían abandonado a tantos perros.

Llame también a la perrera que tiene el concierto con el ayuntamiento, ellos venían a por el perro, pero me cobrarían 60 euros. Se me estaban acabando las opciones. Al final, llame a una asociación de Utrera, les conté todo lo que estoy escribiendo aquí y aunque no se podían hacer cargo del perro, ya que no tienen instalaciones, al menos vinieron a casa para ver si el perro tenía micro chip y leerlo.

Vino una chica muy maja, que nos contó la dramática situación que viven muchas mascotas hoy, son compradas como regalo y como si fueran un juguete son tratadas. Al principio muy bien, pero luego, cuando sus dueños tienen que hacer viajes o cuando descubren que un animal exige tiempo y cuidados, les abandonan a su suerte en la calle o cualquier lado. Nos contó que ahora, con la crisis, son abandonadas mascotas todos los días y que las protectoras están tan saturadas que no pueden ni atender a los animales que tienen. Ademas como todas se nutren de las aportaciones de particulares, hoy tienen mucho menos dinero y por lo tanto menos capacidad.

Al perro no le pudimos leer el micro chip, por lo tanto nos quedaban solo dos opciones, o bien llamar a sanidad para que lo llevaran a una perrera y le durmieran o bien sacarle a la calle, ambas opciones horribles. Elegimos la segunda y me siento fatal.

Al final el perro si que tenía dueño, cuando le sacamos a la calle, una señora dijo que era el perro de su marido. Como llego el animalico a mi patio no lo se y desde luego, ese perro estaba muy mal cuidado y tenía demasiado miedo como para tener dueño.
 
 En fin, no se si esto es un final feliz. Pero lo que si es terrible es que en una situación como esta no haya ninguna solución por parte de nadie, te tienes que sacar las castañas del fuego tu solito. Los animales no le preocupan a nadie, menos que a nadie.




11 comentarios:

  1. Joder!!... mientras lo leía, veía varios millones de rostros de personas en la misma situación que el animal!!
    No hace mucho, en una salida al campo, nos topamos con una pequeña manada de perros asilvestrados... ¡¡de corbata!!...¡¡se olía el odio!!. No hizo falta echar mano a los ahuyentadores de perros...por esta vez se mantuvieron a distancia. Por sus miradas intuí que no sería siempre así!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en las cinco horas que estubo el perro en el patio, ni siquiera le pude acariciar, en cuanto me acercaba se ponía a llorar y escapaba despaborido. Tampoco consegui que entrara en la casa hasta el final del todo con la chica de la asociación.

      Eliminar
  2. Si a las administraciones públicas no le importan las personas imagínate los animales. Si recortan la ayuda la desarrollo imagínate a las perreras públicas. Si los trabajadores somos de usar y tirar imigínate estos pobres animales. Así es nuestra sociedad capitalista. La única solución son las asociaciones que desinteresadamente ayudan a los animales. Pero ahora tienen más perros que atender y menos dinero que aporta la gente. Es todo una mierda, Javi, una mierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mierda gorda, cada día estamos mas desasistidos todos.

      Eliminar
  3. Y lo tiraste a la calle ?????
    No eres mejor que el que lo abandona.Que minimo que cuidarlo unos diuas y ponerlo en las redes sociales para ver si alguien lo puede acoger o adoptar. Y mas teniendo patio, no es tan dificil.
    Decepcionado estoy padawan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buff Rafa, no me siento nada orgulloso, pero era la única opción que nos daban todos, hasta la de la asociación. En Sevilla aun casi no conozco gente, llevo menos de un año aquí. Pero es que ademas solo podía estar en el patio y hace un frió que pela con lluvia. No se, la verdad es que tienes razón.

      Eliminar
  4. Realmente no servimos para banqueros, nos entra remordimiento por la vida de un perrillo y estos juegan con el futuro de la gente,arruinan personas, matan ilusiones y con su blindaje duermen de noche tan ricamente. Por cierto hasta los perros están privatizando, te dejo un enlace de algo que descubrí en un viaje a Gijón. Si a mi madre en Geriatros residencia dela tercera edad a quienes la xunta le proporciona la cartera de clientes le dieron una sobrdosis de benzodiazepinas, que no harán con los perros.
    http://www.angelesgarciaportela.com/2011/12/perros-privatizados.html
    Saludos y feliz navidad a pesar del PP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no servimos, si un perrillo nos quita de dormir, imaginate si fueramos Rajoy o Rato.

      ¿Al final quien se quedo el refugio? ¿Lo sabes? No entiendo para que opta la empresa de Florentino. No veo como se puede ganar dinero con un refugio.

      Eliminar
    2. Se está haciendo con todo: jardinería, perreras, guarderías etc y en todo el pais, en Galicia en Extremadura etc, lo que ocurre que en silencio, por qué te crees que interesa tanto la privatización a los que lo pueden comprar todo. La empresa se llama Clece. Te dejo un enlace.
      http://www.attacmadrid.org/wp/wp-content/uploads/Las-guarder%C3%ADas-de-Florentino-P%C3%A9rez.pdf

      Eliminar
  5. Hay muchos bichillos abandonados o en malas condiciones y duele no poder hacer nada, como no poder ayudar a mucha gente que sabemos que lo necesita. Aquellos que si podrían hacer algo, son a los que precisamente no les preocupa.
    Es otra de las evidencias de la necesidad de cambiar este mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cada día es mas evidente esa necesidad.

      Eliminar