martes, 7 de febrero de 2017

Corta reflexión sobre el maltrato y el machismo.

El padre que le mete un bofetón a su hijo cuando este se porta mal, piensa sinceramente que le está educando. Ya sabéis lo que se dice, una hostia a tiempo hace milagros. Y si a ese padre le dices que ese bofetón es maltrato, ese padre te mirará ofendido y te dirá que no digas barbaridades. Esto en otra medida, pasa con los que maltratan a sus mujeres, ellos jamás admitirán que maltratan, incluso algunos te dirán que los que sufren el maltrato son ellos, que es una especie de autodefensa. Ya que ellos a si mismos no se ven como maltratadores.

Cuando hablamos de machismo pasa lo mismo, la mayoría de los hombres (y muchas mujeres) consideran que hay algo de machismo en nuestra sociedad, pero que ellos en ningún caso son machistas, que eso es cosa de otros.

Por eso considero que una de las labores primordiales para luchar contra el machismo, es hacernos ver a los hombres el machismo que hay y el que ejercemos sin ser conscientes de ello. ¿Cómo se hace ver eso? Pues no sé. El gobierno y los medios de comunicación tendrían que hacer esas labores, tendrían que hacernos tomar conciencia. Pero ni están en ello, ni se les espera.



martes, 24 de enero de 2017

La diferencia.

En los últimos diez años la factura de la luz se ha duplicado. Los últimos tres meses el precio de la electricidad ha subido un 30%. Lo de la subasta eléctrica es una burla donde toda la energía se paga al precio de la oferta más cara. El termino fijo de la factura es el más alto de Europa, la factura total también es la más alta, solo se paga más en Malta. Pagamos todos los meses en nuestra factura millones a las eléctricas por el déficit tarifario.

Nos acribillan a datos, datos que se contradicen o varían según la fuente. Por eso, con esa información, yo no sé si somos conscientes del cambio que se ha producido el último cuarto de siglo con el recibo de la luz. Antes en el hogar, la luz era un gasto menor, su precio era muy similar al del teléfono, en pocos casos suponía un trauma pagar la luz. Hoy la luz es uno de los gastos principales en un hogar, comparable al de la comida, el coche o el gasto en vivienda. Por lo tanto hoy es una carga pagar todos los meses el recibo de la luz. Recuerdo que cuando me independicé mi suegra se echaba las manos a la cabeza porque pagábamos 10.000 pesetas de luz cada dos meses (60 euros), nos preguntaba que si lo teníamos todo encendido todo el día.


Esto no tiene ningún sentido, hoy es más barato producir la electricidad y aunque hoy hay más electrodomésticos en los hogares, estos gastan mucho menos. Por lo tanto hoy hay menor coste de producción y similar consumo, pero sin embargo el recibo ha subido de manera astronómica. No hace falta ver esas estadísticas tan rimbombantes que nos ponen los medios, lo único que hace falta es tener memoria y mirar los recibos. Al hacerlo veremos la diferencia entre la gestión pública y la gestión privada de los recursos.

sábado, 21 de enero de 2017

Leyendo a Alba Rico y a sus afines.

Yo leo a Santiago Alba Rico y se me forma un cacao en la cabeza importante. Porque veo que dice cosas que se contradicen entre sí. De todas formas lo leo con ánimo constructivo, con la intención de creerme lo que dice, ya que si todos los medios de comunicación dicen lo mismo que él, será porque es la verdad. ¿Acaso es posible que todos los medios de comunicación del país mientan conscientemente y nos engañen con el tema de Siria?

Por lo tanto leo intentando creer lo que dice. Lo primero que dice es que Assad es un dictador y un criminal, cosa que me creo. Miro a los dirigentes del resto de países y veo que excepto en quizás dos o tres países, hoy todos los dirigentes mundiales son unos criminales y veo que las democracias son de risa en todo el mundo. Veo a Rajoy, a Obama, a Merkel,…  y no me cuesta creerme que Assad se parezca aunque sea un poco a ellos.

También nos dice Alba Rico, que las protestas de 2011 fueron pacíficas y hechas por grupos amantes de la paz y la libertad, personas laicas y de izquierdas. Claro, aquí ya cuesta, cuesta tragarse la píldora. Ya que esos amantes de la paz empezaron una guerra. Esos amantes de la paz impusieron rígidas normas religiosas en los lugares que controlan. Los medios nos cuentan los atentados y las decapitaciones que hacen esos amantes de la paz, el régimen de terror que imponen en las zonas que controlan. Los medios nos cuentan las esclavas sexuales que tienen y el uso de niños para los atentados. Los medios incluso nos cuentan que en España se detiene a los que quieren ir a Siria a luchar codo con codo junto a esos amantes de la paz y la libertad. No solo eso, los medios nos cuentan que los que luchan en Siria contra Assad, son los mismos que atentaron en Francia, Bélgica, España, etc… Pero mientras nos cuentan eso, nos dice Alba Rico y todos los medios de comunicación, que el problema es Assad (Que ya hemos interiorizado que es un dictador cabrón).

Llegados a este punto, Alba Rico y los demás, nos explican que no, que estamos confundidos, que no son lo mismo el Estado Islámico y los amantes de la paz y la libertad que él defiende. El estado Islámico se aprovechó de esos amantes de la libertad para hacer su guerra y que hoy esos amantes de la libertad están doblemente acogotados, por eso (Dice Alba Rico) es importantísimo acabar con Assad de una vez.

Eso a mí me genera una pregunta de base. ¿Si Assad cae, Quien gobernaría Siria? Hoy la respuesta es más que evidente, tanto que no hace falta que nadie me responda a esa pregunta. Por lo tanto, incluso asumiendo que Assad es un cabrón. ¿Qué gobierno sería menos malo para esos chupiguays que Alba Rico dice que hay en Siria, el de Assad o el del ISIS? Indudablemente el del estado islámico no, mataría sin dudar a esos chupiguais. Por lo tanto no tiene sentido que los chupiguais que Alba Rico dice que hay en Siria, estén del lado del Estado Islámico. Pero lo cierto es que si existen, están al lado de los terroristas, igual que Alba Rico y sus títeres.

En las zonas controladas por los rebeldes no hay periodistas, ya que los periodistas no pueden entrar a esas zonas, si entraran serían secuestrados y asesinados. Por lo tanto la información de esas zonas llega solo a través de los comunicados que mandan los terroristas. Sin embargo los periodistas (pese a admitir que serían asesinados si entraran a informar) defienden a los terroristas y todos a la vez, dicen que el problema real es el gobierno legítimo sirio.

A Alba Rico y a sus afines les gusta comparar la guerra siria con la guerra española, dicen que Alepo es Madrid y otras gilipolleces parecidas. Yo también puedo jugar a eso, para ello voy a coger a los anarquistas españoles. Los anarquistas no querían a la república y la república no quería a los anarquistas, las instituciones republicanas demostraron su odio de muchas maneras, asesinaban anarquistas, los encarcelaban, los torturaban, los reprimían. Siendo los casos más destacados los de Asturias y Casas Viejas. Pero Franco dio un golpe de estado y estalló la guerra. ¿En qué bando se pusieron los anarquistas? En el de la odiada república, llegando incluso a entrar en el gobierno. Porque había que priorizar, porque por mala que fuera para ellos la república la otra opción era peor. Porque entonces en España, igual que hoy en Siria, la lucha era entre civilización o barbarie. ¿Tiene sentido que hoy en Siria haya fuerzas laicas y progresistas apoyando a los rebanacuellos? No, no lo tiene. ¿Por qué entonces Alba Rico desde su supuesto izquierdismo nos dice que si las hay? Pensad vosotros la respuesta.


La frase de “civilización o barbarie” la he copiado del blog “la barricada cierra la calle pero abre el camino”, de Marat. La leí y me encantó. 

viernes, 20 de enero de 2017

Absurdo.


La gente vive en la calle porque quiere, por ser libres.

La gente busca comida en los contenedores de basura por filosofía, es una nueva manera de ver la alimentación.

La gente se prostituye porque no le gusta trabajar, es más cómodo.

¿Cuánto falta para que nos digan que la gente no pone la calefacción por ecología? A lo mejor ya nos lo han dicho y no lo he visto.


Hoy los medios de comunicación y los dirigentes políticos deforman la realidad hasta el absurdo. Pretendiendo que la miseria en la que vivimos, sea vista como una opción vital voluntaria.