viernes, 20 de enero de 2017

Absurdo.


La gente vive en la calle porque quiere, por ser libres.

La gente busca comida en los contenedores de basura por filosofía, es una nueva manera de ver la alimentación.

La gente se prostituye porque no le gusta trabajar, es más cómodo.

¿Cuánto falta para que nos digan que la gente no pone la calefacción por ecología? A lo mejor ya nos lo han dicho y no lo he visto.


Hoy los medios de comunicación y los dirigentes políticos deforman la realidad hasta el absurdo. Pretendiendo que la miseria en la que vivimos, sea vista como una opción vital voluntaria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada