martes, 24 de enero de 2017

La diferencia.

En los últimos diez años la factura de la luz se ha duplicado. Los últimos tres meses el precio de la electricidad ha subido un 30%. Lo de la subasta eléctrica es una burla donde toda la energía se paga al precio de la oferta más cara. El termino fijo de la factura es el más alto de Europa, la factura total también es la más alta, solo se paga más en Malta. Pagamos todos los meses en nuestra factura millones a las eléctricas por el déficit tarifario.

Nos acribillan a datos, datos que se contradicen o varían según la fuente. Por eso, con esa información, yo no sé si somos conscientes del cambio que se ha producido el último cuarto de siglo con el recibo de la luz. Antes en el hogar, la luz era un gasto menor, su precio era muy similar al del teléfono, en pocos casos suponía un trauma pagar la luz. Hoy la luz es uno de los gastos principales en un hogar, comparable al de la comida, el coche o el gasto en vivienda. Por lo tanto hoy es una carga pagar todos los meses el recibo de la luz. Recuerdo que cuando me independicé mi suegra se echaba las manos a la cabeza porque pagábamos 10.000 pesetas de luz cada dos meses (60 euros), nos preguntaba que si lo teníamos todo encendido todo el día.


Esto no tiene ningún sentido, hoy es más barato producir la electricidad y aunque hoy hay más electrodomésticos en los hogares, estos gastan mucho menos. Por lo tanto hoy hay menor coste de producción y similar consumo, pero sin embargo el recibo ha subido de manera astronómica. No hace falta ver esas estadísticas tan rimbombantes que nos ponen los medios, lo único que hace falta es tener memoria y mirar los recibos. Al hacerlo veremos la diferencia entre la gestión pública y la gestión privada de los recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada