sábado, 25 de agosto de 2012

La justicia, si llega tarde no es justicia.


Hoy quisiera destacar una noticia internacional, la condena a Breibik, el asesino noruego. No quiero destacar nada de la condena, ni nada del asesino, solo los tiempos de la justicia. Este señor cometió los asesinatos hace exactamente un año y un mes y hace dos días que tiene sentencia firme. Eso si es una justicia eficaz, no como la nuestra. Cojamos también un caso mediático, pero en este caso español, por ejemplo el de Marta del castillo. Esta joven desapareció en enero de 2009 y la condena al asesino llego en enero también, pero de 2012, tres años después. Tengamos en cuenta que en este al ser un caso mediático, la justicia se da mas prisa.

Todos tenemos en mente las ocasiones en que se ha puesto a etarras en libertad por haber agotado el tiempo de prisión preventiva, que en su caso es de cuatro años, si cuatro años sin juicio. Digo etarras por ser los casos mas mediáticos, pero les pasa a todos los acusados. ¿que pasa si esa persona es inocente? Estamos hablando de personas que aun no se han juzgado y que aun no se han podido defender. Esto tiene una doble vertiente, puedes tener a un inocente en prisión por tiempo indeterminado, aspecto este mas mediático, pero también puedes tener a un culpable en la calle también por tiempo indeterminado. Ya que si la policía piensa que tiene al culpable en la cárcel no busca mas, lógicamente y si a los tres o cuatro años cuando el juicio demuestra que la persona retenida es inocente. ¿que haces? Con todas las pruebas frías es casi imposible atrapar al verdadero culpable. Ademas, en muchas ocasiones se da el caso de que cuando los delincuentes son condenados, la condena es menor que el tiempo que han estado en prisión preventiva.

En el caso de la delincuencia común es sangrante, pero en el caso de los grandes delincuentes (Fabra, Rato, Cams, etc....) ya es la ostia, a la lentitud habitual de la justicia, se suma la capacidad de estos señores de alargar los plazos desmesuradamente. Así vemos que el señor Fabra tiene un montón de causas a punto de prescribir. Un culpable que se va a ir de rositas por la ineficacia judicial.

Esta ineficacia está en todos los ámbitos de la justicia. Yo mismo tengo en el contencioso administrativo, una ayuda que le tenían que haber dado a mi mujer y se la denegaron, hace mas de tres años que denunciamos y a día de hoy no se sabe nada, lleva casi un año vista para sentencia, tal vez en otro año se resuelva.

La ineficacia judicial es mala si se actuá de buena fe, pero si se actuá de mala fe, como se esta dando en varias ocasiones últimamente, pasa a ser terrorismo de estado. Vemos de un tiempo a esta parte, que para aplacar las protestas en la calle, lo que hacen es detener gente y acusarla de un montón de cosas, para que los jueces tengan que dictar prisión preventiva. Acusaciones que en un juicio no se sostendrán, pero de momento consiguen su objetivo. Castigar desmesuradamente al que protesta y hacer que otros se lo piensen antes de salir a la calle.

Salud a todos.




3 comentarios:

  1. La ley, que no la justicia, es un arma del estado que no pretende ayudar más que a sí mismo a mantenerse y consolidarse.
    La ley es totalmente discriminatoria, ineficaz, lenta e injusta. Existe además una para ricos y otra para pobres, aquí y en el resto del mundo, pensemos en EEUU donde la inmensa mayoría de condenados a muerte son negros o inmigrantes, y por supuesto todos pobres.
    Los grandes ladrones, los grandes asesinos, son venerados y ensalzados, (Franco sin ir más lejos) y los grandes chorizos son respetados: Gil, Botín, Conde, Gonzalez, "Anshar", Camps, Fabra y el eterno etc.
    La lentitud de la ley (que no justicia) tiene su sentido cuando solo pretende castigar, al contrario de lo que proclama: reinsertar. La cárcel es un negocio y un arma de persuasión y ya que hablas de ETA, cada vez estoy más de acuerdo con ellos o al menos los entiendo mejor: los verdaderos terroristas son el estado y cuando ETA lo ha sido es porque trabajaba para él (pretendiéndolo o no).

    ResponderEliminar
  2. Yo si creo en la justicia, no en la de este país, pero si en la justicia en general. Aquí tienes razón en que hay dos justicias, la de los ricos y la de los pobres. Encima esta muy poco dotada económicamente y sin medios no se puede ser eficaz.

    Respecto a ETA, yo no se que pensar de ellos, hay dos atentados que hicieron en campaña electoral a Aznar hace unos años que pusieron el triunfo en bandeja al PP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por eso, se puede llegar a sospechar que una mano oscura guía sus acciones, más allá de la motivación independentista. (Anguita también ha dado a entender que hay mucho más detrás del gobierno y ETA de lo que todos suponen o saben).

      Eliminar